jueves, 6 de octubre de 2016

Desobediencia y comunidad



Últimamente pienso bastante, sin darle salida concreta, a la mezcla entre espacio y comunidad.
A si existe la posibilidad de desobedecer tecnológicamente, o reivindicar los espacios de crecimiento, rehacer los barrios, o sencillamente: vivir bien y sobre todo conectados.

Volver a narrar todo, pero con nuestra voz.

"Los estigmas burgueses que sancionan como débiles a los necesitados y vulgares a los que expresan sus demandas, y que terminan por maniquear y censurar el espíritu creativo de los que no tienen medios básicos de vida y que por tanto están empujados a desobedecer las reglas de los contextos que viven, revolotean aun entre todos nosotros. Por eso cuando algunas personas deciden expresar sus demandas a viva voz, sin pudores ni recatos, y lo hacen directamente, creando soluciones a sus necesidades, desnudan uno de los problemas más contradictorios de la vida contemporánea: la insensibilidad que hemos adquirido para eludir nuestras verdaderas necesidades, y la habilidad que hemos ganado para fabricarnos o aceptar nos fabriquen seudo necesidades." 

No hay comentarios: