lunes, 6 de julio de 2015

Fuerza



Está claro que no todas las fuerzas son iguales. 



 

Conozco la que llega clara y directa desde un mismo punto, como la persiana que se sube a mediodía y deslumbra. Esta es un poco rebelde.

 
También la silenciosa, la que atesora momentos y los teje poco a poco. Más de casa.




Y también está la intensa, la que es a partes iguales cándida y evidente, la que funciona por condensación de emociones y hechos. Imprevisible, pero en absoluto fruto del azar. 
Imposible de generar como individuos: lo crea la amistad y los lazos genuinos.

1 comentario:

Cecília dijo...

No hay como ser uno mismo. Ser honesto. Eso también ayuda a la FUERZA de la amistad.
Mil besos!!