viernes, 1 de mayo de 2015

A Madrid en bici (2)

















Concretando: mucho campo de trigo, mucho viento y hasta un día de violentas tormentas que me obligó a resguardarme de emergencia en la tienda (de paso confieso mi miedo a los rayos en montaña...); pero en gros, una semana tranquila e intensa.

De Segovia tengo pocas fotos y todas de comercio y bebercio, culpa de los amigos. También rompí la pata de cabra, podré contarlo en todas las cenas. Dar pedales acompañada es distinto, es ayuda, es tejido, es aprendizaje. También podré contar que pasé Guadarrama porque me llevaron las alforjas. Mmuac!

Hechos aleatorios que aún me hacen sonreír: la masacre de grillos de la primera noche, la banda sonora de los días soleados, las avellanas junto al fuego escuchando historias de la guerra en Pesadas, los buenos ratos de cerveza, quesadillas y charlas hasta bien entrada la noche de Olmillos, el ciclista preocupado por si los animales del bosque me "embestían", el día que acabamos haciendo gachas con Miguelón en Lavapiés...

2 comentarios:

lectoraadicta dijo...

¡Pedazo fotos!.Y que valentía la tuya, a lomos del artefacto demoníaco llamado bicicleta.

Raquel dijo...

Ja ja!
La bicicleta, esa gran desconocida... ;)