jueves, 16 de abril de 2015

Reincidente


Con menos cosas en las alforjas, menos miedos y menos kilómetros.
Pero más retos nuevos, más limpios los ojos y más confianza en todo.

El sábado vuelvo otra vez al camino, especialmente ilusionada por aquello de salir de casa a fuerza de pedal y llegar a Madrid una semana después. Un acto simbólico que motiva casi lo mismo que ese puñado de encuentros bonitos, salpicado de noches de tienda silenciosa, que me esperan.

¡Nos vemos a la vuelta!

2 comentarios:

Cecília dijo...

Buen viaje !!

Raquel dijo...

¡Gracias preciosa! No te creas que no barajeo la opción de ir chez toi en un futuro cercano... Beso!