jueves, 19 de marzo de 2015

De tarde

 

Acabo siempre en el mismo lugar. Y siempre vuelvo a casa dando rodeos por las calles más vacías, ya de noche, girando el manillar cada vez que Alynda intenta desgarrarlo todo.

No hay comentarios: