lunes, 24 de noviembre de 2014

El silencio es bueno, bueno






El que ha estado en los valles pasiegos sabe que ni el dallo ni el cuevanuco se sacan para los turistas, que esta gente es de otra pasta, y que esas montañas son casi imposibles de arrancar de la memoria. Sí, es mi sitio favorito de Cantabria y, sin embargo, estoy lejos de conocerlo bien. Y lo que se desconoce, corre el riesgo de perderse, de olvidarse. Como diría Carpio, "¿y lo consentís vosotros?"

Por eso debéis ver esto.

Fotografías: Pasiegos Siglo XXI, de Iñaki Izquierdo.

3 comentarios:

Epolenep dijo...

Gracias, muy interesante...

blues dijo...

hace mucho que quiero visitarlo pero me cae lejos y siempre me salen planes b.
ahora tengo muchísimas más ganas.
jodel, etnografía pura.

Silvia dijo...

Pura mitología, la segunda foto. Maravillosa humanidad, las demás.
Gracias por el regalo.