martes, 2 de julio de 2013

La baguette



No es la mejor (esas greñas las hice a mil por hora con mano inexperta), ni la peor (tendríais que ver las que se me pegaron a la tabla, o las que formé con cabeza y tronco), es sólo una más. Es una de mis primeras baguettes “tradition” y sólo por eso ya sabe a gloria.


Sí, esto significa que me quedo en Bretaña aprendiendo a ser panadera. :D

Y no en cualquier lado, no, me quedo en una panadería de las buenas. Nivelazo de pan, nivelazo de aprendizajes.


Ahora queda lo más coñazo, los papeles, la instalación, el buscarse un hueco. Pero también las primeras sensaciones de un oficio duro, exigente, y altamente satisfactorio. Qué descubrimiento la satisfacción en el trabajo, tú. Sólo pienso en volver a ese horno y a intentar aprender de una vez a hacer los croissants sin ayuda! Reíros, pero aprender ESO a 30ºC no es fácil, tienes mmm 0,5 segundos de reacción antes de que la mantequilla se funda.

7 comentarios:

Alba dijo...

Enhorabuena :)) Ese cuaderno de viaje no para y bien que sigue, jo, me alegro un montón. Un beso enorme!

Miolo dijo...

Vaya baguette, yo quiero una :)

Un abrazo mu gordo.

Anónimo dijo...

nivelazo de panadera, nivelazo de blog

Lidia Badal dijo...

Elle est très belle ta tradition, elle sent bon, sa croûte est magnifique et sa texture est aérée juste comme il faut.J'imagine son parfum...et son goût.
Bravo ma belle !

Raquel dijo...

Ay, que me sonrojo... :,)

Lidia, viens manger chez moi quand tu veux !

Lidia Badal dijo...


:-)))
Raquel, je te propose la même chose. Viens quand tu veux !
;-)

blues dijo...

aixxx envidia me das!!!