lunes, 15 de julio de 2013

Chez moi


Pues ya me he instalado. En el puerto. Todo muy bretón.


Poco a poco me voy acostumbrando a la luz, a las esquinas (que son pocas), al pan rico de cada día, a la harina en la ropa, en el pelo, en el cerebro... ¡¡Es mi primer chez moi chez moi!! :))




Tres días como aprendiza de panadera en plena temporada de verano y lo estoy gozando, joder que sí. Es lo más duro que he hecho nunca, es un trabajo de campeones, de verdad, de apasionados; cuando voy andando de madrugada a lo largo del puerto y la única luz que veo, la única, es la del faro del pueblo y la de la panadería en medio de la callecita empedrada donde está... ¡Fuá!


Prometo dar señales de vida. Hay más que contar que nunca, y me han trapicheado internet gratis à la maison. ¡Ha!

5 comentarios:

Cecília dijo...

Magnifique !!

Anónimo dijo...

Creo que es imposible no amarte como ser humano.
Un abrazo.

Raquel dijo...

Joder... me has dejao rota, anónimo. Un abrazo para ti también, muy grande!

Anónimo dijo...

¿Rota? Bueno, lo que sea, pero tú sigue. Sigue. Y no dejes de contárnoslo. Otro abrazo.

(PD: No preguntes, pero si no has visto "Searching for sugar man" deberías hacerlo. Creeme :)

Cecília dijo...

"Searching for sugar man", es imprescindible.