sábado, 29 de diciembre de 2012

En casa



No para de nevar y, desde hace días, la temperatura es bastante baja (-13C). Ante este panorama poco hay que hacer; demasiado cansada para el trineo, así que me envuelvo en mi jersey de lana, mis calcetines marrones y mi manta roja dispuesta a pasar una preciosa y tranquila tarde leyendo. El Ricard me acompaña al final. De vez en cuando alguna canción llena de recuerdos de camino, pero en general, silencio.


Hace meses y meses que cambio de casa una y otra vez, pero hoy me he dado cuenta, asi sin más, de que, no sé cómo, en cada nuevo hogar siempre vuelvo  a sentirme "en casa" de verdad, siempre de la misma manera, Siempre al completo. 


¿Me habré vuelto caracol?

1 comentario:

Cecília dijo...

Sentirme en casa = estar a gusto.
Estar a gusto = sentirse bien.
Para sentirse bien, no es necesario estar siempre en un mismo lugar. Depende de si uno se siente al completo,con lo que lleva puesto.

Sí : te has vuelto un caracol. Que suerte la tuya !!!!

Besos cálidos para contrarestar los - 13º