lunes, 15 de octubre de 2012

Invierno

Me he quedado sin cámara digital y las pocas ganas de seguir con el blog que ya tenía ahora, sin imágenes que mostrar, son más bien nulas. Lo siento por la familia y amigos que seguían las noticias visuales, habrá que imaginarlo todo.

La dernière pour la route.

Ya estoy en los Alpes, cerquita del lago de Annecy y rodeada de montañas nuevas. Esta mañana nos hemos despertado con nieve en las cumbres y nubes, muchas nubes. Se siente el otoño en el aire. La estufa está encendida en la cocina. Poco a poco estoy cogiendo el ritmo tranquilo de cotidianidad que necesitaba. Por delante me queda un mes y medio en el valle, intentando prepararme para el invierno que me espera en la estación de esquí más alta de Europa, en medio del Parque Nacional de la Vanoise. La preparación no sólo es material (mis primeras gafas de nieve, mis primeros crampones...), sino sobre todo psicológica. Temperaturas de -20 a -30ºC día tras día es algo a lo que hay que enfrentarse con buen humor. De cualquier manera, sé que va a ser un invierno inolvidable, posiblemente decisivo. Qué falta hacen estos retos en la vida, qué viva le hacen sentir a una.

En fin, que mi vida alpina ha comenzado. ¡Brindemos todos por la montaña!

2 comentarios:

Silvia dijo...

Pues, con o sin fotos, sería una pena que dejaras el blog, porque es una preciosidad. Das envidia de arañar el suelo con los dientes

Juan Riera dijo...

¡La Vanoise! Ahora en diciembre es la época ideal para conseguir Beaufort d'alpage - qué suerte poder disfrutar de uno de los mejores quesos del mundo, al menos uno de mis favoritos.