martes, 14 de agosto de 2012

Cuscusichas

La felicidad de comer en un plato de aluminio.


Ya he acumulado muchos clásicos, pero este es mi preferido: pasar por mantequilla unas tristes salchichas, agua a ojo y media taza de cuscús. Dejar reposar 5 minutos.

De compañía un trago de vino alpino, les Rêveries de Rousseau y el mar que me da de comer.


Levanto el vaso y mis venas rusas dicen: "dejadme vaciar esta botella hoy, porque mañana será peor que ayer".

No hay comentarios: