domingo, 24 de junio de 2012

Brisas marinas


Es tan bonita la luz de la tarde que no me pude resistir. 

1 comentario:

Vir dijo...

A esas cosas no hay por qué resistirse.