domingo, 27 de mayo de 2012

Devaneos










No voy a negar que la vuelta a la Nada está siendo dura; pero un cambio de terreno, sentirse fuera de lugar de vez en cuando, es esencial.

Estoy convencida de que, en la historia del ser humano, la comodidad ha hecho más daño que la incomodidad.

Entre caladuras de rocío, nieblas inesperadas y praos verdes, parece que hallo un poco de consuelo.

1 comentario:

Frangullas polo chan dijo...

Como para no hallar consuelo, condenada, con la tierra tan maravillosa que tienes.