jueves, 29 de marzo de 2012

Norte

adios

Ayer me despedí de los amigos, entre risas y algún que otro plan de futuro, y hoy de las niñas. Jugando, claro. Ha sido extraño, aquí he aprendido cosas inesperadas y, sobre todo, a ser feliz con poquito (y no hablo de pertenencias, desde luego).

cambio

Cambio por última vez de granja. Mañana salgo en un tren eterno hacia Normandía y, a pesar de que he ido dejando cosas, voy bien cargadita; como diría David, sólo me falta la gallina.

El lunes haré otro viaje, ansiado y deseado desde que pisé este país, hacia la Bretaña del sur. No tengo ni idea de lo que me espera, sólo sé que llueve, que hay acantilados al mar y que la luz cambia cada minuto. Eso, y que voy a oler a vache.

No hay comentarios: