viernes, 4 de noviembre de 2011

We are all connected



La sinfonía de la Ciencia. Ahí es nada.

Me he vuelto a encontrar con este vídeo y ahora sí que me ha hecho efecto. No sé si es por la selección de frases, por la melodía prácticamente extraterrestre, o por la melena del Sagan. El caso es que estoy impactada. Me ha hecho recordar a Turguenev:
-Pues yo pienso que estoy aquí, tumbado junto al almiar... El espacio que ocupo es tan estrecho y diminuto si lo comparo con el resto del espacio, en el que no estoy, y en el que mi ser nada importa; que el tiempo que yo viva resulta hasta tal punto insignificante frente a la eternidad, en la que no estoy ni jamás estaré*... Pero en este átomo, en este punto matemático, la sangre fluye, el cerebro trabaja, y también reclama algo... ¡Qué horror! ¡Qué tontería! 
*aquí Sagan le diría que "realmente somos polvo de estrellas, un medio para el Cosmos de entenderse a sí mismo".

Toma, toma y toma.

2 comentarios:

I´m not suspicious dijo...

Esas cosas que dice también me las planteo yo muchas veces desde que era un mico. Eso sí, sin tanta cosa científica de por medio. Era empezar a pensar eso y fliparlo yo sola en colores.

Raquel dijo...

Ay, amiga, pues eso hay que alimentarlo como si te fuese la vida en ello!!

Estos días estoy viendo Cosmos (la serie setentera del Sagan) y de repente la ciencia es poesía y comida espiritual. Qué maravilla, qué descubrimiento.