lunes, 5 de septiembre de 2011

Calcetines de lana



Son de merina, no pican, dan calorcito, suavidad y lo mejor de todo: están hechos a mano por Caridad, una maestra del telar que tiñe, teje y crea preciosidades en su taller de San Vicente del Monte. 

Es curioso, pero hay cosas que se llenan de recuerdos y es imposible sacarlos de ahí. Estos calcetines son una de ellas; me hará recordar lo bien que lo he pasado este fin de semana, visitando el Nansa rodeada de gente buena, generosa y divertida. :)

3 comentarios:

Ch dijo...

¡Que envidiuca!! Disfrútalos!

Cecília dijo...

Son preciosos.

Raquel dijo...

Sí envidiuca de la buena. :)
Lo que era precioso era el taller, con los telares en la buhardilla (con la luz tan bonita que suele haber en los altos), las estanterías llenas de ovillos... Y en la planta baja estaba tiñendo con cochinilla; tenía varias potas calientes, madejas secando en barras y olía muy bien.