domingo, 24 de abril de 2011

Si nadie mira











Todo empieza un día, cuando el guarda nocturno de la torre Eiffel se despierta y ve que nada se mueve en París. Pronto se da cuenta de que, si está solo, la ciudad es toda para él. No hay policías, no hay atascos, ni siquiera existe la necesidad de pagar por las cosas... A todo esto, aparece en escena unos hombres (pronto amigos) y una mujer -con la suerte de ser guapísima- ; con eso, y un poco de juego y  un poco de violencia,  consiguen calmar un poco el aburrimiento. O no.

Me sigue sorprendiendo que existan películas como Paris qui dort; grabada en 1923 pero fresca como una rosa. Sin ir más lejos, René Clair consigue vaciar París ¡79 años antes que Danny Boyle! De diferente manera, y sin la intención de sobrecoger a nadie, pero, en definitiva, casi ochenta años antes. Un logro.

No hay comentarios: