jueves, 10 de febrero de 2011

El Japó



Arroz con pollo Teriyaki, verduras, empanadillas frescas y una buena bandeja de bento; bizcocho y té de postre. Hecho con cariño y presteza desde la cocina de casa. Digo casa porque esa es la (magnífica) sensación que tiene uno cuando entra a Una Mica de Japó. Gente amable, mesas de madera, cartelitos de papel anunciando los platos colgados del techo, cocina al descubierto... Un lugar para volver.

Gracias al Blog dels del Morro Fi estamos conociendo buenos sitios.

3 comentarios:

Ibán dijo...

Qué riquito este garito, paki y japo es de las cosas que más echo de menos de allí. La señora y el joven cocinero son como para hacerles una película, ¿que no?

Raquel dijo...

Son auténticos, sí. Al ir a pagar la señora nos preguntó que qué tal; sonreía tanto (y tan bien) que tenía los ojos completamente cerrados. Qué majismo, pordiós.

Izaskun dijo...

Qué casualidad que también te guste esa risueña familia Raquel! (aunque no me extraña je,je)

El jueves pasado estuve allí a mediodía comiendo con mis hijos, mi mayor es un forofo de Una mica de Japó y nos invitó.
Hubiera estado bueno encontrarnos en ese lugar tan auténtico y chiquito! ¡Y mira que hay sitios para nyam-nyam en Bcn!