viernes, 14 de enero de 2011

Revelar en Barcelona: VMFoto


No soy muy de reviews ni críticas a los sitios, pero creo que cuando alguien hace las cosas bien hay que decirlo alto y claro. Ese es precisamente el caso de VMFoto (C/ Calàbria, 209). Me decidí ir ahí por cuatro comentarios sueltos que pude leer en algún foro especializado (digo cuatro porque no existe información consistente para los "analógicos"). Este fue mi pedido: 

- 2 Kodak Portra 160nc para revelar con copias tamaño prueba
- 1 Fuji Superia X-tra 400 para revelar con copias tamaño prueba
- 1 Rollei Retro 400 para revelar sin copias
- 2 Ektachrome 100s de formato medio para revelar sin copias

Precio Final: 56,58€ (nada caro para el trabajazo)

Presentación de negativos/copias
Para mí fue toda una sorpresa abrir la bolsa ya en la calle y descubrir que las fotos y los negativos tenían paquetitos separados. Se agradece que cada formato reciba el tratamiento que le corresponde y no que lo encajen todo en un sobre multicapa que no siempre los protege como es debido. Esta vez mis fotos venían dentro de unos preciosos sobres de papel, los negativos de 35mm en sus fundas correspondientes (el de b&n en papel y cartón, como mandan las tradiciones) y lo más sorprendente: los de formato medio estaban enfundados en plásticos a su medida y enrollados cuidadosamente dentro de un tubo de cartón. Nunca jamás nadie había prestado tanta atención a mis carretes de 120. De hecho, casi siempre salí con ellos en la mano, desnudos, para poder guardarlos bien ya en casa. En definitiva: 10/10.



Trabajo de revelado
Recibí unos negativos limpios, cuidados, mimados. Las copias posiblemente sean las mejores que he tenido nunca: fieles a las gamas de los carretes (¡por algo elijo unos y no otros!) y fieles a lo que yo quise fotografiar en su momento. Por fin tengo unas copias en las que no se ha autocalibrado el contraste y la exposición hasta hacerlas todas iguales, como si estuviesen sacadas de algún álbum de viajes Escuador. Los dos carretes de Kodak Portra tienen colores de Portra, esos matices cremosos y suaves, sin demasiado contraste ni grano, que buscaba cuando pagué casi seis euros por cabeza. Me alegro que a nadie en el laboratorio le haya picado la mano y se hayan abstenido de meterle más contraste. Mi nota, sin duda: 10/10


Atención al cliente
Desde el momento que entré por la puerta hasta que salí con mis fotos dos días después el trato que recibí fue más que correcto. El primer día me orientaron sobre los tamaños y otros detalles que desconocía con amabilidad y paciencia; se nota que la gente que trabaja allí sabe de su trabajo y sabe tratar con la gente. El método de pago es nuevo también para mí, pero me parece perfecto para mantener el negocio: al dejar los carretes se paga la mitad del pedido, el resto se hace al recogerlos. No recibí ningún comentario personal del tipo: "llevas fotos bonitas ahí", o "¿haciendo experimetnos eh?",  lamentablemente tan comunes en mi experiencia ovetense. Lo único que eché en falta y de lo que me dí cuenta al recoger las fotos es que nadie me preguntó si quería brillo o mate. Aunque en este caso no importó mucho porque me lo hicieron mate, como hubiera elegido. Mi nota: 9/10

Iré colgando las fotos en mi blog analógico, que es donde las mantengo organizaditas. Aún así, os dejo un par de ejemplos para que veáis la calidad de revelado (y eso que al escanearlos pierden alma):

Los crisantemos preparados para la Batalla de Flores, en Laredo. (Nikon + Portra)

David en el estudio, de noche. (Nikon + Fuji)

8 comentarios:

Ibán dijo...

Jo, qué envidia (y qué gusto).
Aún recuerdo mis últimos carretes revelados.
Fue en Londres, allá por 2006. Curiosamente en Snappy Snaps (la macrocadena donde Lepard reveló las fotos de The Handmade Loaf). Realmente no fue un carrete, ni dos, fueron varios seguidos los que me llevaron a la decisión de dejar aquello. Terrible. Lo achaqué a que habían cambiado la forma de hacer. De hecho, no eran fotos (o sea, un papel fotosensible sobre el que se proyecta luz a traves de un negativo), eran impresiones digitales nefastas. El tratamiento de los negativos había sido horroroso.
Así que mi Rollei 35 duerme tranquila desde entonces (algún día despertaré a la bestia).

Raquel dijo...

Es horrible lo que están haciendo con el revelado de carretes, se ha perdido calidad por un tubo. La mayoría de trabajos son medio digitales y malhechos por gente que sólo sabe darle a cuatro botones, no revelar fotos. No estaría mal que retomases la Rollei, normalmente ayuda a "limpiar el ojo". Ya verás.

Por cierto, ¿recibiste el mail con las de Orzales? Son de esta tanda. :)

Alba dijo...

Lo de no preguntarte si brillo o mate y dar por hecho que mate tiene explicación: la elegancia es así ;)

Ibán dijo...

La verdad es que lo hecho de menos. Siempre había muchas cámaras en casa: varias Rollei 35, la F80, la lomo, la de medio formato, alguna de esas de juguete que hacían 4 fotos en una. A la Lomo le cogí afición, hasta que la tiré en un chichipozo y se ahogó ;)
Tal vez lo retome algún día; pero el tema es saber un sitio donde vayas con seguridad a que te hagan un buen trabajo. Si no, es de lo más frustrante.
Lo del brillo o mate... yo realmente soy más de perlado... eso sí que es elegancia B-)

Raquel dijo...

Cuánta elegancia veo yo por aquí... ;)

Yo cada vez estoy más convencida de que el futuro analógico va a depender de los pedidos por correo. Habrá laboratorios buenos que hagan de centralita para todos los locos que hay desperdigados por el mundo. En Europa ya están funcionando así. Si te animas puedes probar en Foto R-3. Yo probé este verano y tuve muy buena experiencia. Les mandas los carretes en un sobre y poco después te llegan revelados. Y saben lo que se hacen, que es importante.¡Retómalo, anda!

La lomo LCA es cojonuda, pero el tema lomografía me escuece bastante. Yo la uso por la lente, el tamaño y los tonos suaves que saca que son una pasada. ¿Tienes algo que se pueda ver? :)

Ibán dijo...

No, no tengo nada; era la época pre-internet, así que no escaneé nada ni ná de ná.
Lo de mandar el carrete y que te lo devuelvan lo hacía con las diapositivas hace más de 20 años... todo vuelve!!! Totalmente de acuerdo, acabará pasando eso, porque yo passsssssso de hacer fotos para que me las destrocen.
Ahora en casa, con la foto digital, da gustirrinín poder hacer pequeños ajustes y recortes en un pispas con Photoshop, la verdad es que eso mola un puñao.
La cámara que tiene mi móvil de ahora me gusta mucho las cosas que hace con luz natural, así que me ha devuelto el gustillo ese de la Lomo (lo de la Lomografía no lo sigo mucho, pero imagino lo que dices).
La verdad es que la cámara digital que tengo ahora, la G10, hace todo lo que quiero (que cada vez es menos); es como una Rollei 35 "A LO BESTIA" :) Sí que molaría rereciclarse un ratico con la rollei otra vez. Si hago algo, lo subiré por ahí.

Ibán dijo...

Mira, buscando en mi Flickr he encontrado que etiqueté cosas como "Rollei" en su día. Sobre todo viajes (Rumanía, Ucrania, Hungría, Cornualles, Austria).
http://www.flickr.com/search/?q=rollei&w=7394371%40N06

Qué gustico las fotos-fotos (Creo que algunas de estas son las que estaban horriblemente reveladas).

Raquel dijo...

Hombreeee, no pierdes nada por tirar uno o dos carretes. Además la Rollei es increíblemente pequeña ¿no? La metes en el bolsillo de la chaqueta y listo. Si encima dices que cada vez le pides menos a la cámara... lo tienes a huevo.

Las digitales tienen muchas cosas buenas, pero tienen una mu mala: crean un poco de pasividad. El hecho de jugártela a una foto, estimando la luz, la rapidez, casi a ciegas... pues como que te hace pensar. :)

Muy chulas las fotos de la Rollei. Se nota que algunas le han metido algo de mano (tema medias sombras), pero en general son preciosas. Fotos-fotos.