domingo, 14 de noviembre de 2010

Aucouturier "el terrible"


Otra vez me vuelve a pasar que buscando una cosa me encuentro con otra. Quería ver cómo era el Aucouturier psicomotricista y me he encontrado con el Aucouturier ciclista, un señor que llevaba las pintas más guapas de la historia. 

Cambiando de tema, tengo que decirlo porque si no reviento: ¡MUY cutre que en una butifarrada popular no queden tickets y haya que volver para casa con el estómago vacío! ¿Y así son siempre las fiestas del barrio? :(

2 comentarios:

Ibán dijo...

Lo de la butifarrada, sin nombre. Enfin, más suerte la próxima.
Pero a mí, fanático de las dos ruedas, lo que me interesa es la foto. No sé si estarás al corriente de cómo era la vida de los primeros héroes del pedal. Resulta que en los primeros tours los participantes no podían recibir ninguna ayuda (no como ahora que van con un coche detrás que les da agua, ruedas si pinchan, etc.)... no podían recibir NINGUNA clase de ayuda. Así que si pinchaban, se arreglaban el pinchazo; si se rompía la rueda, se arreglaban la rueda; ... y si se rompía el cuadro de la bici (que se rompía)... pues está la mítica historia del ciclista al que se le rompió en un puerto y tuvo que hacerse como 10 ó 15 km andando con la bici a cuestas, llegar al primer pueblo, decirle al mecánico del pueblo que le enseñara a soldar, y se la soldó el solito. Eso eran ciclistas, no lo que hay ahora. Así que lo que está haciendo el amigo Aucouturier es arreglarse la bici en carrera.
Y la otra cosa es el tipo de bici; fíjate bien. No sólo es que eran bicis de una sola marcha (súbete tu el Tourmalet con una marcha; realmente llevaban 2, una a cada lado de la rueda, cambiaban la rueda de lado al subir el puerto), sino que los primeros tours se hacían a piñón fijo, sin frenos. Con un mecanismo parecido al triciclo de un niño; si la bici se mueve, los pedales se movían, así de sencillo (esto tiene muchísimas implicaciones; desde pericia hasta esfuerzo o peligrosidad).
Perdón por la chapa, pero es que este pedaso de documento gráfico que has puesto es de los que me tocan la fibra sensible :)

Raquel dijo...

Pues no, no estoy al corriente del ciclismo antiguo... y estoy flipando con lo que cuentas. ¿Ni marchas ni ayudas ni ná? O_o
Mi abuelo le ha dado caña al ciclismo hasta los 70 prácticamente. Usaba esas bicis antiguas de carretera tan bonitas, de cuadros finos. Recuerdo estar de pequeña viendo la tele antes de cenar y llegar él con su bicicleta que, en una casa tan pequeña, lo llenaba todo. ¡Eran unas entradas triunfales! Le preguntaré por ellas, a ver qué me dice. :)