miércoles, 22 de septiembre de 2010

Pan, miel y leche



Leche fresca que sabe a leche. Pan casero que sabe a pan. Miel casera tan densa que he tenido que untarla.

La música a todo trapo para que se oyese bien desde el balcón.

Y todo esto después de un paseíllo en bici en el que me he "encontrado" un buen puñado de moras.

:)

4 comentarios:

Ibán dijo...

Las cosas buenas y sencillas :)

¡Por cierto, bici y moras, esto me suena! ¿No irás a hacer un pan de moras además de tu tartita?

Raquel dijo...

Cuanto más sencillo, mejor. Está clarinete.

Es que ir en bici, ver moras y no cogerlas ¡es sacrilegio! Voy a hacer un crumble de jengibre con estas. Tiene que estar rico. :)_

Vir dijo...

Y todo eso en Barcelona? Veo que enseguida lo has convertido en tu casa. Yo no soy muy de miel pero todo lo demás me parece un lujo en esta época de stress...

Raquel dijo...

¡No, mujer! Aún estoy apurando mi última semana en Cantabria. Pero no descarto hacer lo mismo en Barcelona... :)