jueves, 3 de junio de 2010

Sardinas asadas




Es llegar el verano y entrarme estas ganas irrefrenables de comer sardinas a la parrilla. Aunque me está dando pena desprenderme del frío.

Estos días no paro de ver bicis que no puedo comprar. La vida estudiantil te obliga al voyeurismo y al ahorrar para otras cosas. Sólo sé que no veo el momento de llegar al pueblo y darme una paliza a pedalear.

En la foto sale Sonia maravillándose con el maquinón, el año pasado, en Otoño. Qué gozada en Septiembre cuando todavía hace fresco y hay que ponerse el jersey de lana. Da gusto tomarse un té intentando no sacar ni un dedín por la manga, para recoger todo el calor de la taza. ¿Quién estaba alegre por el buen tiempo?

No hay comentarios: