domingo, 16 de mayo de 2010

Quieto, muere, resucita








Hacía tiempo que no veía una película tan cruda, tan sencilla, tan profunda, tan buena. El cine nunca me falla.

No hay comentarios: