sábado, 27 de febrero de 2010

Jirí Barta, artesano de la imaginación



Uno de los primeros puestos en la lista de mis películas favoritas lo ocupa Krysar, de Jirí Barta. Cuenta la historia del flautista de Hamelín, que ya de por sí es bastante dura, con una sencillez exquisita y una complejidad deliciosa. Las marionetas de madera y el mundo artesanal que Barta recrea en el film, son a todas luces el medio más efectivo para descubrirnos la crudeza de este "cuento de hadas" que muy poco tiene que ver con las versioens dulces que llegan a los niños/as.









Bueno, pues el otro día vimos la última de este genio artesano que es Barta. La peli en cuestión se llama "Na pude aneb Kdo má dneska narozeniny?", traducido: "En el ático, ¿quién cumple años hoy?"
Otra vez, el mundo que vemos en pantalla vuelve a ser fantástico, igual de artesano y "orgánico" que el resto de sus películas. Con colores y texturas que los niños/as pueden reconocer y sentir como suyos, seres del "otro lado de la frontera" que parecen vivir en un mundo totalmente paralelo al nuestro y en el que no nos necesitan (me encanta cuando en una peli de este tipo aparecen humanos y los espectadores no podemso sino sufrir un shock de extrañeza, un alejamiento de nuestra propia especie en la que momentáneamente no nos reconocemos...).

Una forma diferente de ver esas "historias secretas" de los juguetes, muy alejada de Toy Story (que también me gusta) y que seguro que muchos niños/as pequeños y menos pequeños apreciarían enormemente. Alimento para los fantasmitas de dentro...

2 comentarios:

Petit dijo...

Yo vi Krysar hace un par de meses, es impresionante.

Rath dijo...

Barta es uno de los grandes del cine de animación, dominando toda clase de técnicas.
Acabo de ver "Krysar" y me ha parecido uno de los mejores trabajos de Barta, si no el mejor.
"Riddles for a Candy" y "The Last Theft" son los otros.
Me falta por conocer su último trabajo, el de los juguetes del ático que mencionas al final, pero creo que no existen subtítulos y me echa para atrás...
Muy interesante tu web, Raquel. :)