domingo, 10 de enero de 2010

Ohayô







Esta peli es tremenda. Aparentemente simple, tierna y con un par de actores (sobre todo el pequñín) que hacen que apetezca verla otra vez de seguido. Una joyita del cine japonés.

No hay comentarios: