miércoles, 11 de febrero de 2009

La fantasía tangible



Si algo tengo claro es que no me gusta Disney. El mundo no es bipolar, no está hecho de buenos y malos en continuo enfrentamiento. No creo en la pedagogía de acercar lo bueno, lo bonito, lo feliz, y apartar lo malo, lo perturbador, lo feo, lo triste... Si un cuento le proporciona inseguridad a un niño, le hace preguntarse cosas (sin dárselas asimiladas, como hace Disney), este crecerá sabiendo apreciar las cosas según su propio criterio. El mundo de la Fantasía Tradicional es rico en matices y recursos que, lamentablemente, no están lo suficientemente apreciados en la actualidad. Rusia tiene una larga trayectoria en la creación de cortos animados que, a mi juicio, representan en gran medida lo que busco tanto en la literatura como en el cine de animación: contenidos inteligentes y formas exquisitas (por su plasticidad, texturas, variedad, calidad, música...). La lista es espectacular. Si alguien decide sumergirse en este mundo no lo lamentará nunca. Yo estoy todavía abrumada con la cantidad y calidad de lo que he visto. :) Me ha cambiado el concepto de muchas cosas. Ved el corto que incluyo abajo, es sencillamente genial. :)



No hay comentarios: