viernes, 27 de marzo de 2015

Caminito al trabajo


video

Siempre me han gustado los tiempos "entre cosas": los ratos de espera, las cabeceras de las series, los meses sabáticos, los vermús para hacer hambre, y por supuesto, los caminos de casa al lugar de trabajo. 

Se me han quedado todos grabados, to-dos, pero no sólo por la belleza del paisaje (como en los Pirineos, o la vendimia), no... más bien por esa mezcla intensa entre la inercia pensativa del sueño, una evocación del día que se abre y una selección aleatoria de música que la fija al alma. Tengo recuerdos muy vivos de sensaciones abstractas, fuertes, estables; impulsos, puntos unidos en pocos minutos. Voilà.


Mi suerte ahora es doble, el equipo es equipo, sobran excusas para compartir unas risas, un poco de pan casero, una tortillita, un choricito, unas cervezas... ¡Como para no ir contenta!

martes, 24 de marzo de 2015

Alberguistas

 

Otro fin de semana glorioso. 


Treinta personas en dos dormitorios, cenas de san jacobo y vino compartido, gymkanas, tangas con aireaciones, tequila con canela, poteo, montaña matutina, periplos personales infinitos, lenguaje compartido, futbolín, nuevos amigos y sobre todo risas, muchas risas, que no es poco.


Nunca dejará de sorprenderme la cantidad de gente buena y especial que hay por ahí suelta.

jueves, 19 de marzo de 2015

De tarde

 

Acabo siempre en el mismo lugar. Y siempre vuelvo a casa dando rodeos por las calles más vacías, ya de noche, girando el manillar cada vez que Alynda intenta desgarrarlo todo.